Francisco, propietario de Asador La Florida, nacido en San Fernando, emigró a la edad de 16 años con su familia a Málaga en busca de un futuro mejor. Trabajó con éxito en el sector de la hostelería, pues era querido donde quiera que iba y, gracias a su forma de ser, nunca le faltó trabajo. 

Después de 26 años viviendo en la Costa del Sol, añoraba a su Cádiz natal. Todos los años regresaba en vacaciones con su familia para disfrutar de sus playas, sus gentes... En uno de sus viajes a Chiclana se le presentó la oportunidad de coger un traspaso de un asador de pollos que llevaba montado varios años. Meditó mucho en ello y con la ilusión de dar trabajo a su familia y ser su propio jefe, decidió mudarse a finales de los '80.Le dio un nuevo brío al negocio estableciendo un lema que aun perdura "la calidad por encima de todo", además de "no daré a los clientes lo que yo no me comería". De esta manera emprendió su propio negocio. 

Con duro trabajo y apoyo de su esposa e hijas, llegó a dirigir 4 locales, con el tiempo comprendió que a veces "menos es más" y tomó la decisión de "trabajar menos y disfrutar mas", así que se quedó son 2 locales. 

Ahora, ya jubilado, los dos locales los dirigen sus hijas, uno situado en C.C. Huerta del Rosario y el otro en la calle Sor Ángela de la Cruz, con el mismo lema "La calidad por encima de todo".